1. Antigüedad geométrica: Afroeurasia arcaica y Mesoamérica precolombina

Aunque hemos perdido todos los espacios construidos de la Antigüedad anteriores a Roma, sabemos que las civilizaciones de Mesopotamia construían paredes de ladrillo que embellecían con azulejos, mientras que egipcios y persas empleaban sólidos sillares de piedra. Todos, sin embargo, repiten los mismos espacios cuadrangulares e idénticas estructuras adinteladas. La geometría caracteriza el estilo de todas las civilizaciones antiguas conocidas, de modo que empleamos indistintamente las expresiones “estilo geométrico”, “estilo antiguo” o “estilo arcaico”.
La Antigüedad con predominio del estilo geométrico abarca unos 3000 años en Eurasia, desde el IV milenio hasta aproximadamente el año 500 AEC  (Antes de la Era Común).  Sin embargo, en América estas fechas se amplían hasta la colonización española.
A


INTRODUCCIÓN

1. El estilo geométrico o arcaico     

A
Veamos cómo se expresa el estilo geométrico en el diseño:
Volúmenes     Los volúmenes se delinean prismáticos, geometrías simples como los juguetes de la primera infancia: arcas perfectamente prismáticas, edificios piramidales, espacios cuadrangulares perfectos; incluso las ropas –túnicas y mantos– parecen comprender al portador como un cilindro al que cubrir o enrollar los rectángulos de tejido tal cual salen del telar.
Superficies     A su vez, las superficies se decoran con motivos geométricos (listas o rayas; cuadros, damero o ajedrezado; meandros de grecas o esvásticas; olas o postas; estrellas) o con motivos figurativos geometrizados (palmetas, flores).
Plástica     Incluso las artes plásticas tienden a reducir el naturalismo en favor de una representación estática, hierática, donde los órganos corporales se presentan demasiado regulares: ojos perfectamente almendrados, rostros simétricos, brazos y piernas casi perfectamente cilíndricos; se habla entonces, de estilo figurativo geométrico o abstraizante. La reducción del naturalismo a lo geométrico es mayor en el arte áulico porque se pretende crear una imagen eterna e idealizada del rey, siempre joven y fuerte, pero dismunuye en la representación de la vida cotidiana y los animales.
A
 2. Tipologías espaciales y mobiliarias  
Puerta de Ishtar.
Longitudinal     El espacio más básico y simple –la planta longitudinal cubierta por una estructura adintelada–, fundamental todavía en nuestro tiempo, regía también la arquitectura antigua. Algunos estudiosos sospechan la existencia de bóvedas en la antigua Mesopotamia porque se han encontrado arcos en algunas puertas monumentales (ej. Puerta de Ishtar, Babilonia, siglo VII a. C.) y, ciertamente, una bóveda de cañón no es más que la proyección de un arco de medio punto; no obstante, pruebas materiales de bóvedas no se ha encontrado ninguna.


El espacio monumental: la sala hipóstila     La sala hipóstila, que significa literalmente “sala de las cien columnas”, constituye la creación espacial más original del mundo antiguo. Hallamos salas hipóstilas desde el II Milenio AEC en los templos egipcios y en los salones de recepción de los palacios asirios y persas del milenio siguiente. Esta tipología espacial trascenderá la antigüedad cuando se adopte como espacio fundamental de la mezquita norteafricana. 
Sala Hipóstila del templo de Amón, Carnac.
El espacio privado: la casa oriental o casa patio     Se denomina casa patio o casa oriental a la vivienda de habitaciones irradiadas desde un espacio central abierto, esto es, un patio o atrio. Éste desempeña numerosas funciones de mantenimiento para la vivienda: proporciona luz (las ventanas dan al patio, casi nunca al exterior), agua de lluvia (se recoge en aljibes o impluvios situados en el centro del patio) y renovación aérea. Es el tipo de vivienda urbana más antiguo y universal que se conoce, corroborado en los períodos antiguos de todos los continentes y civilizaciones: China, La India, América precolombina, Egipto, Mesopotamia, Grecia y Roma. La ausencia de huecos que asomen al exterior nos habla de una intimidad altamente valorada. Veremos ejemplos en el capítulo siguiente dedicado a Grecia y Roma.

Ebil-hil.
Muebles     Es muy probable que los primeros muebles surgieran de las técnicas de cestería, así los muebles de mimbre que todavía se elaboran, como lo sugiere el taburete de la figura mesopotámica del intendente Ebil-hil (III milenio AEC, París, Louvre), y que más adelante se inventara la carpintería o ebanistería de vástagos y superficies de madera. Desde el II milenio AEC hallamos muebles de auténtica ebanistería y conservamos algunos ejemplares egipcios.




EVOLUCIÓN HISTÓRICA

1. El III milenio AEC / Mesopotamia y Egipto
Kafadye Reconstrucción 404Arquitectos (Luis Amorós y Miguel Orellana)
Santuarios con pirámides     Las pirámides constituyen el reclamo del santuario egipcio. En el Santuario del faraón Djóser (2.600 AEC) abundan los pasillos (¿procesionales?) y numerosas dependencias de empleo aún no elucidado. Se juega al trampantojo por medio de fachadas que no se abren a ningún espacio. Bajo la pirámide, unas intrincadas galerías simulan una residencia principesca digna del anfitrión. Poco tiempo después en Mesopotamia surgen también las primeras pirámides escalonadas, allí denominadas "zigurat", insertas en elevadas acrópolis o alcazabas, como la que ilustramos, Kafadye. Pero en ninguno de estos complejos constructivos importa gran cosa el espacio, sino el monumento, el gran bloque pétreo de imponente sentido icónico.  

(En todos los imperios antiguos de ubicación continental, las ciudades se rodean de murallas: una exterior que acoge las calles y los inmuebles del pueblo, y una segunda muralla interior que preserva con mayor seguridad la vida del rey, los sacerdotes, el tesoro de la ciudad y el templo principal. Esta segunda muralla interior, elevada sobre una atalaya, se erige como ciudadela, fortaleza, alcazaba o acrópolis, todos ellos términos sinónimos. Este sistema se demostró tan eficaz que siguió repitiéndose a lo largo de la Edad Media. No otra cosa es La Alhambra.) 
A

2. El II milenio AEC / Mesopotamia y Egipto


2.1. Egipto
Templos     El templo propiamente dicho aparece en el transcurso del Imperio Nuevo (II milenio AEC). La ciudad de Carnac se convierte entonces en el gran santuario del Nilo y el Templo de Amón experimenta sucesivas ampliaciones a lo largo de más de doscientos años.  La concepción espacial del templo egipcio dista mucho de la de nuestras iglesias: no existe un verdadero espacio congregacional, es decir, una sala destinada a la prédica y el sermón, y la abundancia de columnas llenando el espacio (salas hipóstilas) apenas invita a la deambulación contemplativa (se trata de columnas historiadas: el faraón narra su biografía sobre ellas) pero en ningún caso a la reunión ritual. Sí coinciden los templos egipcios antiguos con los posteriores cristianos en la elevación de las fachadas (pilonos, en los primeros) y la construcción de patios o claustros porticados.

Alma Tadema, "Viuda egipcia", h. 1900.
Palacios y viviendas     Nada sabemos gran cosa ni de los unos ni de los otros. El yacimiento de Tell-el-Amarna, principal para el arte cortesano de Akenatón y Nerfertiti, sugiere una ciudad palatina de avenidas simétricas y rigor ortogonal. Se sospecha que la difusión de la casa patio se extendió también por las riberas del Nilo, pero no se conserva ninguna.   

Silla de tijera.


Muebles     Se conservan distintos ejemplares de cajas o arquitas, así como muebles de asiento y camas. El modelo de silla representado en la pintura "Banquete en honor de los dioses y los antepasados" (Tumba de Nebanum, II milenio AEC, Londres, Museo Británico) se reproduce en numerosas pinturas egipcias y volverá a estar de moda en tiempos de Napoleón. Su estructura elegante y funcional , con el respaldo de copete vuelto, todavía puede encontrarse en los almacenes. Las patas terminan en garra, otro procedimiento decorativo milenario propio del mueble.  

 "Banquete". Tumba de Nebanum.



Taburete egipcio.

Trono de Tutankamon.

Respaldo del trono de Tutankamon.


Cofre egipcio.






A













2.2. Creta y Micenas
Cnossos     El yacimiento de la ciudad palatina de Cnossos (II milenio AEC) en la isla de Creta, construida en torno a un patio tan amplio que debía ejercer funciones de plaza mayor (rituales, fiestas, eventos deportivos), conserva la decoración pictórica de algunas de sus habitaciones, entre ellas, algunas galerías y lo que parece ser el salón del trono.  

Patio de Knossos.
El colorido es rico y la figuración vistosa, alegre y positiva, huye de lo solemne y lo protocolario, y sugiere un ambiente de relajación cercano al rococó.





En las galerías las columnas son rojas, de fuste troncocónico invertido y un capitel en forma de almohadilla que anticipa el equino del orden dórico. 

Trono en Knossos.



Micenas     Los antiguos habitantes continentales de la Hélade, los micénicos, nos han legado una grandiosa tumba bajo túmulo (Tesoro de Atreo), la cual incluye la bóveda más antigua de la historia de la arquitectura Se especula sobre el aspecto de sus templos, denominados megaron, al que se accedía atravesando un pórtico de columnas. Se considera el ejemplo más antiguo del futuro templo mediterráneo del  I Milenio AEC.: planta longitudinal, cubierta a dos aguas y frontispicio dignificado con columnas. Este pueblo colonizó Creta y absorvió su arte, de ahí que a menudo se hable de "arte cretomicénico" como una unidad de estilo.  


"Descanso bajo la parra".
3. El I milenio AEC




3.1. Mesopotamia
Palacios asirios     Los crueles reyes asirios, pujantes cuando arrasaban ciudades y estados, gustaban hacerse construir ciudades palatinas sobre altos zócalos o peraltes. Se han excavado las de Kalakh, Nínive y Nur-Sharrukin; esta última, situada junto a la actual ciudad de Jorsabad, es la que más datos proporciona sobre su antigua fisionomía. 

Palacio de Sargón.
Potentes murallas, barrios para los artesanos que fraguaban el armamento de la soldadesca y gremios de artistas ocupados en embellecer los salones de audiencias y las alcobas imperiales revistiéndolas con azulejos que alternan motivos animales –quimeras y otras bestias fantásticas– y escenas de caza.  


En Jorsabad se combinan motivos geométricos y escenas figurativas que remiten a la fortaleza del gobernante. La tradición oriental de erigir ciudades palatinas será continuada por los gobernantes islámicos. En España contamos con un ejemplo notable: Medina Azahara.  

Muebles     Sólo conocemos los muebles de la vieja Mesopotamia a través de muy escasas representaciones plásticas. Llama poderosamente la atención que ya en el famoso Estandarte de Ur (III milenio AEC, Londres, Museo Británico) se decorasen los apoyos de los sillones a guisa de patas de animales (patas zoomórficas) inaugurando una tradición ornamental que alcanzará los cuatro mil años de edad. En el relieve comúnmente llamado "Descanso bajo la parra" (siglo VII AEC, Londres, Museo Británico) la real pareja compuesta por Asurbanipal II y su esposa reposan en muebles izados sobre tacones troncocónicos. Ella, de menor categoría que su esposo, está sentada; él, empero, recostado. Griegos y romanos seguirán recostándose para comer sobre lechos y triclinios.
A

3.2. Persia
Grandes ciudades palatinas se construyeron en Susa y Persépolis durante las dos centurias de la grandeza aqueménida, desde el siglo VI AEC, fundación del rey Cambises y su hijo Ciro el Grande, hasta el primer tercio del siglo IV AEC, cuando Persia hubo de rendirse al prodigio militar de Alejandro Magno.    
Capitel taurifome.
  
La llamada Apadana de Persépolis, una sala de audiencias, se erigió como un gigantesco bosque de altísimas columnas rematadas por capiteles que sintetizaban motivos egipcios (capitel palmiforme) y asirios (sobrecapitel tauriforme). Se ignora si alguna vez existió una sala hipóstila de mayores dimensiones en todo el mundo antiguo. 
El rey en el trono. Persépolis. Silla sobre soportes torneados: patas y chambrana
A


4. América precolombina
Mesoamérica     El descubrimiento de América fue el más maravilloso de los viajes nunca emprendidos. Además de servir para conectar definitivamente los dos grandes continentes (Afroeurasia y América), circunstancia que reestructuró todo el comercio mundial, nos deslumbra imaginar el contacto entre europeos modernos y unas sociedades, las precolombinas, cuyo estadio de desarrollo cultural correspondía al de Egipto o Mesopotamia en el III milenio AEC. ¡Un salto en el tiempo de 4500 años! Incluso las pirámides estaban en uso. 
 
Grecas en el Palacio de Mitla, Puebla.
Ésta es la razón de incluir en este capítulo la construcción centroamericana precolombina, y, consecuentemente, presenta los mismos rasgos que en la antigua Eurasia: palacios y viviendas con un esquema centrípeto en torno a un patio y decorados con figuras geométricas, o vivas, pero geometrizadas.