5. Cristiandad: Occidente y Bizancio en la Plena Edad Media


Superado el temible año 1000, fuente de superstición para los cristianos, Occidente recupera paulatinamente la estabilidad política y económica. El estilo románico, de caracteres perfilados ya en siglos anteriores, se extiende por Europa.
Mientras, en el otro extremo del continente, Bizancio se recupera de las heridas causadas por la Querella de las Imágenes -larguísima guerra civil-, e inicia una etapa de estabilidad gobernada por una dinastía de origen griego. En Macedonia precisamente encontramos los principales monumentos de la Plena Edad Media bizantina, humildes continuaciones del templo justiniano. 


1. OCCIDENTE 
Los castillos     los señores feudales habitan fortalezas o castillos, es decir, recintos amurallados y rodeados por un foso, que encierran núcleos de habitación para mantener una guarnición de caballeros y una vivienda principesca para el señor principal, ésta generalmente denominada “torre del homenaje”. En siglos posteriores numerosas ciudades brotarán anexas a los castillos porque demandaban artesanos.
Castillo de Loarre, Huesca.
Sobresale la Torre del Homenaje.

Partes de un castillo.







Los monasterios     Los monasterios cuentan con una iglesia y habitaciones en torno a un patio (claustro), así como otras dependencias: refectorio (comedor), almacenes, cocinas, etc. También se formaron pueblos y ciudades junto a los monasterios. El monasterio benedictino ideal lo imaginó el abad Haito y lo materializó el abad Gozberto en la localidad de Saint Gall. Este monasterio del siglo IX servirá de modelo a todos los posteriores. En Francia, la acumulación de funciones y riquezas convirtió al Monasterio de Cluny en un conjunto arquitectónico de proporciones colosales.   

Monasterio de Cluny.

Monasterio de Cluny.







Las iglesias y el estilo románico     Las iglesias magníficas, como la de Santiago de Compostela, reciben el nombre de iglesias de peregrinación. En su planta de cruz latina se puede apreciar una nave perimetral (deambulatorio) que permite al peregrino rodear la nave central y la cabecera sin molestar el oficio religioso que allí se esté celebrando. Las artes plásticas  y decorativas prácticamente no existen salvo ligadas a la arquitectura. La figuración, en relieve o pintura, practica un naturalismo abstraizante, arcaico o geometrizado, como en el mundo antiguo. En consonancia, abundan los frisos de motivos geométricos formando series: florones o flores, zigzag, besantes (discos o monedas), almenillas (o dientes), puntas de clavo o de diamante (series de pequeñas pirámides), estrellas, etc.   
La arquitectura románica se basa en el arco de medio punto y su proyección en el espacio, la bóveda de cañón. Ésta, con fábrica de sillería, pesa tanto que debe encintarse con arcos fajones y descargar sobre pilares internos y contrafuertes externos, los segundos adosados al muro. Tanto pesa la bóveda que solo pueden abrirse estrechas ventanas dichas saeteras. Los interiores resultan sobrios, oscuros, como diseñados para el recogimiento religioso.
Inglesia de peregrinación. Santiago de Compostela.


San Saturnino,Toulousse, Francia.








El mueble     Pocos muebles. Destacan las maderas locales, particularmente el pino, aunque los muebles ricos puedan elaborarse con roble, nogal y castaño. Caracteriza al mueble románico la sencillez prismática y decorativa: tallas de escasa profundidad, a bisel, que representan motivos geométricos elementales o vegetales geometrizados. Los arcones presentan refuerzos de hierro al mismo tiempo funcionales y decorativos. Tal vez el motivo más empleado sea el de la voluta o roleo. 

Cómoda diseñada por Violet-le-Duc
en el siglo XIX siguiendo el estilo románico.


Arca alemana con talla a bisel.



Armario decorado con roleos, Alemania.




Arqueta pintada del Museo Episcopal de Astorga.
  









2. BIZANCIO
Nueva iglesia     Un nuevo modelo de iglesia bizantina -la más abundante de esta civilización- apareció a finales del siglo IX un poco antes del cambio de milenio, y se denomina así, "nea ekklesia" (nueva iglesia) o iglesia con "planta de cruz inscrita" porque, en efecto, se constituye por medio de una cruz griega inscrita en un rectángulo. La cubierta se decora con pequeñas cúpulas. Este modelo resistió cinco siglos en los territorios bizantinos (actuales Grecia, Turquía, Armenia), se encuentra en templos relevantes de Venecia (San Marcos) y Sicilia (La Martorana) y fue exportada a Rusia, donde se continuó repitiendo hasta la Revolución.
En la iglesia de San Lucas (Hossios Lukas, Grecia), prototípica, distinguimos la humildad de su fábrica externa -alternancia ornamental de piedra y ladrillo- y el empleo de arcos de medio punto que también distingue al estilo coetáneo occidental (el románico). La bóveda, vista desde el interior, nos permite descubrir el efecto de esta singular concepción espacial intermedia entre lo central y longitudinal que caracteriza al espacio templario bizantino y la inscripción de la cruz griega en un cuadrado. En este caso, los brazos de la cruz rebosan los límites del cuadrado, como se aprecia en la imagen del interior (figs. 2 y 3).   

1. San Lucas. 

2. San Lucas. 

3. San Lucas.